Por primera vez desde mi diagnóstico puedo volver a hacer deporte sin sufrir

S.W. 05.02.2021

Algo que hace 6 meses parecía imposible se ha hecho realidad gracias al bellicon®. No ha sido nada fácil encontrar un deporte que proteja las articulaciones, que puedas adaptar a tu estado de salud actual y que además sea divertido. Y no solo eso, también he encontrado una increíble variedad de ejercicios en la minicama elástica bellicon®. A día de hoy, voy cambiando: desde el balanceo regular, el entrenamiento de equilibrio, el entrenamiento muscular como «abdominales, piernas, glúteos» y el footing hasta los estiramientos. De esa forma ejercito y muevo mis articulaciones, lo cual es extremadamente positivo no solo para mi cuerpo sino también para mi mente.

Si mis articulaciones no están tan bien, solo me balanceo ligeramente sobre el bellicon®. Sin embargo, mis músculos están activados y en forma. Estoy convencido de que me en el futuro me ahorrará meses de fisioterapia y aburridos ejercicios. En comparación con mi situación anterior, mi equilibrio y mi conciencia corporal han mejorado significativamente entrenando en el bellicon®.

Calentamiento y estiramientos, una potente combinación
Para reducir el dolor, especialmente en la articulación de la rodilla, empecé a estirar todo el cuerpo. Pero no encontraba el tipo de deporte adecuado para que mi cuerpo alcanzara la temperatura previa a ponerse en marcha. Gracias al bellicon®, ya no es un problema: los ejercicios de calentamiento (por ejemplo, balancearse o trotar) no solo sirven para calentar, sino que también me motivan para mi siguiente sesión de estiramientos. Gracias a hacer estiramientos de forma habitual, he podido eliminar casi por completo el dolor e incluso he conseguido estar prácticamente sin dolor a largo plazo. Gracias a eso, hoy en día puedo hacer caminatas más largas. Incluso he vuelto a practicar artes marciales, aunque sea yo solo en casa y adaptadas a mis articulaciones. Pero me devuelve mucha calidad de vida y satisfacción.

Efectos secundarios positivos
 Trabajo en una oficina y paso la mayor parte del tiempo sentado. Por eso me dolía siempre la espalda. Desde que entreno con bellicon®, los dolores han desaparecido casi por completo. Si me subo al bellicon® después del trabajo, puedo relajarme y desconectar después de un día estresante. Y por lo tanto, ¡enseguida me pongo de buen humor!

No cambiaría mi bellicon® por nada del mundo. Combinado con una dieta antiinflamatoria y estiramientos regulares, se ha convertido en mi arma secreta para recuperar e incluso mantener el control sobre mi cuerpo y mi enfermedad.

Compartir Comentario