Entrenar después de una hernia discal

Laura Stegmeier 22.12.2014

«El año pasado me diagnosticaron una hernia discal (a nivel lumbar con operación mínimamente invasiva). Mi pierna izquierda se resintió (se volvió más mucho más fina que la derecha) y después de la operación me provocaba siempre calambres al andar, ya no podía andar bien ni hacer distancias largas y estaba realmente desesperada.

Usando el bellicon® unas cuatro veces a la semana (de 5 a 10 minutos) entrené la pierna suavemente, al principio con movimientos mínimos (botando sobre la lona de salto, dando saltitos o saltando), llegando a relajar mi pierna de tal manera que después de poco tiempo ya pude volver a correr. ¡Realmente me ha aliviado!

También me divierte y lo puedo utilizar haga el tiempo que haga. Lo recomiendo en cualquier caso y también seguiré utilizándolo.»

Compartir Comentario